Maluco

He vuelto al barrio, pero mi mamá me deja solo en casa y me aburro mucho, por eso mi verdadera diversión es molestar y pelear. Nadie se atreva a meterse conmigo, ¡soy un maluco!

“Qué alegría para los que no siguen el consejo de malos,
    ni andan con pecadores, ni se juntan con burlones;
 sino que se deleitan en la ley del Señor meditando en ella día y noche.”

Salmos 1:1-2

WordPress Lightbox